12 de diciembre de 2017

Reflexión Bloque II: Valores


En el ámbito de la educación no solamente debemos tener en cuenta el sentido académico sino que debemos educar siempre teniendo muy presentes los distintos valores que deseamos transmitir en el aula. Como maestras vamos a ser un modelo a seguir para nuestros alumnos, por lo que debemos tener muy claro qué queremos enseñarles: ¿a ser buenas personas, respetar el medioambiente y a los demás? ¿Conseguir el éxito pese a todo? ¿Valorar el esfuerzo ajeno y nuestros propios méritos, pese a no haber alcanzado el objetivo que queríamos?
Dentro del aula no solamente se aprenden matemáticas, ciencias, música o literatura, también se desarrollan las habilidades personales e interpersonales. Nosotras como maestras debemos asegurarnos de que los niños crecen siendo personas saludables, felices y empáticas.

8 de diciembre de 2017

Homeschooling

Al margen del sistema educativo que se nos presenta en la legislación y que aprendemos a impartir en las universidades como futuras maestras, existe un modelo poco conocido aunque antiguo: el homeschooling.
Esta práctica educativa está presente en muchos países del mundo, como EEUU, Canadá, Sudáfrica, Irlanda y Reino Unido, aunque en la mayoría de los países de Europa no está aún legalizada y es muy poco frecuente.
El homeschooling o "escuela en casa", como se conoce habitualmente en España, tal y como su nombre indica, invita a los niños a estudiar desde casa, recibiendo toda la información académica por parte de sus progenitores. Estos, a su vez, deberán asegurarse de que el niño recibe los instrumentos adecuados y la formación necesaria para avanzar al ritmo de sus compañeros escolarizados, tal y como indica la legislación. De esta forma, los padres podrán controlar todos los conocimientos que recibirá el niño y la metodología que se le aplique. Sin embargo, aunque este método no está prohibido por ley en España, como lo está, por ejemplo, en Alemania, la LOMCE no recoge en ningún caso esta modalidad, creando así un vacío legislativo que permite a las familias sacar a sus hijos del colegio y educarles por su cuenta.
Aunque este método puede resultar tentativo por una parte, pues la mayoría de las familias españolas están disgustadas con el sistema educativo, no sería aconsejable tomarlo como una opción sin haber meditado bien en los pros y contras que implica:
Por una parte podemos considerar que el padre/madre quiere educar a sus hijos por su cuenta para así satisfacer sus necesidades personales, inculcarle unos valores determinados y asegurarse de que aprenderán de manera acorde a su personalidad e intereses; pero, por otra parte, los progenitores deberán asegurarse de que el niño esté adquiriendo los conocimientos de forma adecuada, lo cual implica que ellos mismos tienen que estar preparados tanto para impartirlos como para evaluarlos. Por otra parte, el material del que disponen las aulas no están al alcance, en la mayoría de los casos, de las familias y su coste podría perjudicar gravemente a su economía, por no mencionar que los padres deberían dedicar atención exclusiva a este proyecto, renunciando, si cabe, a sus propios trabajos.
A pesar de todo esto, la escuela en casa tiene sus ventajas; por una parte, los niños adquirirán los conocimientos en un entorno familiar conocido y con adultos cercanos a ellos, además podrán aprender los temas de manera más viva y pausada, dependiendo de su propia capacidad e intereses. Sin embargo, el hecho de estar estudiando por su cuenta les impedirá desarrollar relaciones sociales óptimas que les ayuden a comunicarse en sociedad.
Personalmente creo que es un modelo digno de evaluación y que podría impartirse de forma reglada en un futuro, pero que aún necesita mucho por mejorar: en primer lugar ¿cómo se asegura el Estado que los niños están aprendiendo los conocimientos adecuadamente? ¿Los padres deberían recibir algún tipo de ayuda, becas o sueldos mientras sus hijos están estudiando?
Es un tema que me preocupa especialmente como futura profesional, pues siempre me he planteado llevarlo a cabo con mis propios hijos, si los tuviera, pero sigo viendo demasiados flecos por pulir.
Quizá sería una buena idea dedicar mi formación y mi carrera a mejorar este sistema en España...

4 de diciembre de 2017

Artículo: Las canciones como recurso didáctico para educar en el amor.

Para este ejercicio de reflexión he escogido el artículo de Colomo, E. (2014a). Las canciones como recurso didáctico para educar en el amor. Eufonía: Didáctica de la Música, 61, 76-81. En él el autor plantea la opinión de que la música es fundamental a la hora de transmitir ciertos valores, como el amor, el cariño o el respeto y que resulta un elemento indispensable en la educación como recurso didáctico ya que la melodía, la rima y el lenguaje acompañados, quizá, del movimiento, actúan como impulsores de ciertos sentimientos. Los niños aprenden mejor con movimientos, el lenguaje se transmite de mejor forma y es más fácil memorizarlo si tiene rima y la música... qué podemos decir de la música si es una de las artes más universales y eternas que existen. Todas las culturas tienen música, sin embargo no todas tienen lenguaje escrito o visual. Así que, en mi opinión, tras leer este artículo, considero que debería aprovecharse más la música como un recurso didáctico, valiéndose de las letras de las canciones para concienciar a los niños y del ritmo para practicar distintos bailes en gurpo que les ayuden a forjar sus lazos afectivos. 


3 de diciembre de 2017

Reflexión: artículos sobre los valores (Actividades Bloque II)

Reflexión: Carta del Gran Jefe Seattle a Franklin Pierce al Presidente de los Estados Unidos de América (1854).

Las palabras que le dedicó el Jefe indio al Presidente de los EEUU hablan de los valores que tenían los nativos americanos y que fueron violados por los colonos. Esta carta, cargada de simbolismo, emociones e historia, plantea una cuestión muy importante en educación: tus valores, tu libertad, terminan donde empiezan los del otro. Entonces los colonos perseguían otros principios como la comercialización, el descubrimiento de nuevos territorios, la competencia entre las grandes potencias y los principios religiosos; pero ninguno de esos principios debería haberse llevado a cabo si para ello era necesario violar los sentimientos y el modo de vida que tenían los nativos.
Por lo tanto, nosotros, como futuros maestros, debemos tener en cuenta los principios y valores fundamentales que queremos transmitirles a los niños, pero, sobre todo, debemos enseñarles a respetar a los demás y ser conscientes de que nuestras ambiciones tienen un límite: el derecho a la libertad que tienen los demás.

Esta carta me ha recordado a la película de Walt Disney Studios, Pocahontas, en especial a la canción "Colors of the wind", interpretada por Judy Kuhn; aunque mi versión preferida es la que interpreta el cantante Tori Kelly.

Juan Goytisolo (1981) Crónicas sarracinas
En este texto el autor plantea su deseo de que el ser humano se aleje de las barreras impuestas por las fronteras tanto sociales como físicas, y que se acerque más a la cooperación y la cultura pluralizada.
Creo firmemente de que el mayor atraso del ser humano es buscar insaciablemente las pequeñas diferencias entre las culturas y no centrarse en la riqueza de opciones y vivencias que nos aportaría cada una de ellas si no tuviéramos miedo a experimentarlas todas.


Convivencias de culturas Enrique Gil Calvo. Profesor de Sociología - UCM
En este artículo publicado en la edición impresa de El País en 2002, el autor Enrique Gil Calvo plantea que el mayor problema del racismo es la desconfianza que se ha generado en distintas culturas, debido a la excesiva pluralidad y diferencias que existen entre distintas personas. Dichas diferencias conducirán a una rivalidad entre las naciones, traducida en un nacismo radical. Por otra parte, defiende la posibilidad de que exista un multiculturalismo que armonice la pluralidad de culturas, llegando así a una convivencia pacífica y armoniosa, rica en experiencias para todos.

Opinión personal
Como dije antes, creo que el mayor problema del mundo es que las personas nos centramos más en nuestras diferencias que en lo que nos hace sentirnos cercanos unos de otros. Además, como aprendimos en el cuento de Elmer, sentirse diferente, ser diferente, no siempre es malo, pues la variedad y la individualidad es lo que nos hace únicos como especie.

1 de diciembre de 2017

Día del VALOR

Primero del Doble Grado, 2017 · Día del Valor

Como futuras maestras que somos debemos ser conscientes de que vamos a formar parte del desarrollo psicológico, físico y emocional de nuestros alumnos. Este hecho puede convertirse en una oportunidad para transmitir los distintos valores que harán de nuestros niños adultos con una gran capacidad de empatía, amor e integridad.
Durante la fiesta que organizamos para celebrar el Día del valor, entre todas compartimos y escenificamos los distintos valores que teníamos: amistad, amor, respeto, empatía, tolerancia, convivencia, superación, etc. Fue realmente divertido ver a mis compañeras representar sus cuentos; algunos de ellos ya los conocía, pero otros no; y me resultó interesante ver el punto de vista que presentaban. Además, por qué negarlo, me reí muchísimo con los bailes que hicimos. Fue una jornada realmente especial, no solo por el buen rato que pasamos, porque trabajamos todas juntas e hicimos algo diferente, sino porque tuve la oportunidad de conocer mejor a algunas compañeras y nos unimos más como grupo. 
¡Arriba ese Doble Grado!



17 de noviembre de 2017

El niño salvaje · Reflexión personal

Imagen relacionada

Durante la jornada del día hemos podido visualizar en clase la película de El niño salvaje, de Avelon, tan importante para la formación del maestro por todas las dudas y preguntas que formuló. Considero que es una herramienta fundamental para cualquier asignatura del grado, ya que trata distintos aspectos de la educación y de la formación del maestro, por lo que debería visualizarse al comienzo y al final de la carrera para comparar las percepciones que hemos tomado de la película.
Me llamaron la atención muchos detalles de la película, como la capacidad del maestro para improvisar, saber leer el lenguaje corporal de su alumno, tomar notas, observar y, sobre todo, reconocer y aprender de sus propios errores.
A su vez, tomé algunas notas sobre los aspectos que me hicieron reflexionar sobre la historia:
El niño tenía doce años y había estado viviendo solo durante, al menos, los dos últimos años, cuando fue visto en varias ocasiones escalando a los árboles, comiendo frutos, etc.
No hablaba ni respondía cuando le hablaba. Al igual que otros animales, rehuía de la comida preparada ni dejaba que lo vistieran. Llama la atención que recalquen el color de sus ojos, marrones, como dando a entender que no era francés. Presuponían que lo habían abandonado, pero era imposible calcular cuánto tiempo hacía de eso.
El niño apareció en un momento en el que los grandes científicos y pensadores estaban realmente interesados en el desarrollo psicológico y evolución del niño, (finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX).
Fue trasladado a un centro para sordomudos en Francia, donde el psiquiatra Itard se encargó de él. Partía de la suposición de que su atraso con respecto a otros niños de su edad se debía a su aislamiento y que tan solo necesitaba que alguien le enseñase esas habilidades.
Durante cinco años estuvo domando al niño: enseñándole a discriminar la percepción sensorial, entrando sus respuestas e instrucciones emocionales con la conducta moral y social, lenguaje y pensamiento. Su metodología se basaba en principios de imitación, condicionamiento e imitación conductual; inventando así muchas formas de enseñanza que aún empleamos.
Aunque su experimento no resultó ser un éxito rotundo, el niño llegó a aprender el nombre de muchos objetos, aprendió a leer y escribir oraciones sencillas, expresar deseos, obedecer órdenes e intercambiar ideas. Era capaz de mostrar sus emociones de afecto, vergüenza, remordimiento, etc. Sin embargo, a pesar de que parecía capaz de emitir algunos sonidos, nunca llegó a hablar. Apenas mostraba interés por los deseos ajenos y se centraba en los suyos propios. El artículo continúa diciendo que jamás perdió el deseo por volver a la vida salvaje y que murió a los cuarenta años sin haber llegado a adaptarse a la vida social.

OBSERVACIONES:
  • Podía escribir algunas palabras y comprender frases sencillas, sin embargo no era capaz de hablar… ¿Esto se debe a que hay un momento madurativo específico para aprender el propio lenguaje, emitir sonidos? ¿Era capaz de escribir porque para él suponía aprender una segunda lengua, sin embargo no era capaz de hablar porque ese “momento madurativo” lo había desarrollado con un lenguaje que no precisaba de sus cuerdas vocales? ¿Él se comunicaba con las personas usando el mismo lenguaje que había visto emplear a otros animales?
  • Murió muy joven, sin haber llegado nunca adaptarse ni valerse por sí mismo. Lo cual me lleva a pensar que realmente se sentía como un animal salvaje, apartado de su entorno natural.
  • ¿Cómo sobrevivió solo durante doce años? ¿Lo hizo por sí mismo? ¿Logró introducirse en alguna manada de animales salvajes? ¿Había otra persona cuidando de él a la que no le interesaba criarlo como a un niño humano?
  • Realmente no supieron entender las circunstancias psicológicas y físicas del niño. Lo cual me lleva a pensar que un maestro debería saber en todo momento qué sienten sus alumnos y cuáles son sus situaciones personales, pues no puedes tratar a un niño igual que a todos los demás (NEE).
Por lo tanto, deduzco que el lenguaje es un concepto innato en el ser humano, pero que necesita un contexto social para desarrollarse. El niño no nació en un contexto social humano, por eso le costó más aprender a comunicarse, pero tenía su propio idioma, aunque no fuera humano, ya que lo había adquirido en su contexto social salvaje (no probaba la comida preparada ni se vestía, pues había aprendido de otros animales que aquello era peligroso).

15 de noviembre de 2017

Un cuento para educar en valores: Elmer


"Elmer no es como los otros elefantes de su manada. Aunque parezca difícil de creer, es un elefante de mil colores: verde, azul, blanco, rosa, amarillo... ¡Impresionante!, ¿verdad? Pero a Elmer no le hace ni pizca de gracia ser así, más bien está harto de ser distinto, así que un día decide escaparse de la manada y buscar un remedio para poder tener el mismo color de piel que los demás..."

Sinopsis del libro
McKee, D. Elmer (2002) Beascoa. EEUU
Fuente https://www.youtube.com/watch?v=RHzOgBIYNB0
Narrado por Rocío Leal Mérida

Le tengo un especial cariño al cuento de Elmer porque protagoniza uno de los primeros recuerdos que conservo de mi etapa en Infantil. Después de las clases, nuestra profesora nos dejaba leer, jugar a "los rincones" o pintar. Yo iba muy a menudo a la pequeña biblioteca. Supongo que me gustaba este cuento porque nunca había visto un elefante y tenía muchos colores. Me gustaba especialmente el final del cuento porque aparecían todos los elefantes de colores, y me gustaba pensar que eran así.
Pero no fue hasta que nuestra maestra leyó el cuento en voz alta, en una de nuestras asambleas, cuando empecé a entender un poco más la historia. Elmer tenía algo especial que le hacía diferente a los demás, y eso era lo que más apreciaban de él los elefantes. Sin embargo, él quería ser como el resto, y tras conseguir esto, se dio cuenta de que sin él el mundo era muy gris, muy "de color elefante".
Al margen de lo que pueda interpretar un niño de cinco, seis años al leer este cuento, a nosotros como maestros nos enseña que todos los niños tienen algo especial que les hace ser diferentes y por eso no debemos "cubrir" esa cualidad con lo que diga la norma que debe ser, o con la forma que tengan los demás de hacerlo. Si cometiéramos el error de modelar al niño conforme a lo que debería ser, y no conforme a lo que es, estaríamos echando a perder una parte de sí mismo que le da su propia identidad. Dejaría de ser Elmer para convertirse en un elefante más. Y el mundo se construye y mejora gracias a la gente que sobresale y destaca de entre toda la manada por ser precisamente como ellos son.


13 de noviembre de 2017

Una canción para educar en valores: "eres único"


Varios artistas peruanos se reunieron para grabar este fabuloso videoclip: "eres único" para concienciar y prevenir el acoso escolar o bullying. Tanto el videoclip como la letra de la canción hacen mención a la soledad que sienten estos niños, la falta de autoestima o el desprecio que reciben por parte de sus compañeros.
Pese a lo que se pueda pensar, el bullying es más común en la etapa de Primaria que en Secundaria, aunque es en esta última donde se recibe un acoso con mayor violencia física. Es por esto que nosotros, como futuros maestros, debemos estar concienciados de este trauma que vive la sociedad estudiantil y conocer tanto sus causas como los síntomas.

Fischman, J. Eres único. Campaña Por Los Niños Y Contra El Bullying (2017) Perú.
Fuente https://www.youtube.com/watch?v=F76Z6tZQE00 

Letra de la canción compuesta por Jeffry Fischman

Un nuevo día vendrá
Será todo mejor que ayer
Al despertar

Si una luz se apagó
Ten Fe
No sientas temor
Mantente en pie

Porque las diferencias hacen esta unión
“Respeto e igualdad” no es sólo una oración
Entre nosotros nadie es perfecto

NO DEJES DE CREER
QUE ERES UNO Y MEJOR
NO TE DEJES VENCER
ERES UNICO
ERES UNO Y MEJOR
ERES UNICO

No dejes que nadie más
Te haga sentir mal por quien eres
Alguna vez!!

Y algunos otros que harán?
Simplemente ver, sin valor
Un triste final

Porque las diferencias hacen esta unión
“Respeto e igualdad” en toda la nación
Entre nosotros nadie es perfecto

NO DEJES DE CREER
QUE ERES UNO Y MEJOR
NO TE DEJES VENCER
ERES UNICO
ERES UNO Y MEJOR
ERES UNICO
ERES UNO Y MEJOR
ERES UNICO

Oye tu que te crees tan fuerte
Que andas molestando a la gente
Canaliza tus problemas a otra parte

Que aquí estamos para enseñarte
Hay que educar en las familias
En las casas, en las calles y en las esquinas
No queremos más incidentes
Sólo paz y armonía entre toda la gente
-------
NO DEJES DE CREER
NO TE DEJES VENCER
-------
ERES UNO Y MEJOR
ERES UNICO
NO TE DEJES VENCER

Coro Final:
ERES UNO Y MEJOR
ERES UNICO
ERES UNO ESPECIAL
ERES UNICO



Me ha llamado especialmente la atención esta canción, primero porque considero que el respeto y la convivencia deben ser dos temas fundamentales en la educación de los niños, aunque muchas veces lo pasemos por alto o lo demos por supuesto; y segundo porque la semana pasada asistí a una función de teatro: #malditos16, de Nando López, que hablaba sobre el suicidio adolescente.
Este autor, pedagogo y especialista en conductas juveniles, explicaba que la mayor parte de los intentos de suicidio que en los que ha intervenido venían derivados de un continuo acoso por parte de sus propios compañeros de clase y que, en muchas ocasiones, esta situación se remontaba a la etapa de Primaria. Es por esto que considero que educar en valores como el respeto, la convivencia y el amor al prójimo debe ser nuestra principal labor como maestros. Nunca sabemos cómo puede reaccionar un niño que se siente desplazado, acosado o humillado tanto por parte de sus compañeros como por parte del profesorado, ni qué secuelas podría dejar en él esta experiencia. Además, los niños que acosan de pequeños, muy difícilmente abandonarán esta práctica en su etapa adulta. Es nuestra responsabilidad, junto con la de las familias, de hacer de esos niños personas sanas y concienciadas con el futuro.


11 de noviembre de 2017

Dinámica de grupo: la perspectiva del puente


Resultado de imagen de puente mujer barqueroLa ciudad donde se desarrolla esta historia estaba dividida por un río. Para cruzar de un lado a otro había que pasar un estrecho puente. Dicho puente estaba custodiado por un vigilante que tenía órdenes de disparar contra cualquiera que intentase cruzar pasadas las diez de la noche. Para evitar que la gente se quedase atrapada en el lado equivocado de la ciudad y pudiera cruzar, un barquero se ofrecía a llevarles a cambio de quince euros.

A un lado del río se encontraban nuestros protagonistas, María y Andrés, que llevaban saliendo desde hacía muchos años. Andrés estaba locamente enamorado de María y quería casarse con ella. Sin embargo ella no dudó en abandonarle cuando conoció a Julián, un joven empresario que podría darle mayores comodidades que el pobre Andrés. Tras su boda, ambos se mudaron a la otra orilla del río.
A medida que pasaba el tiempo, María comenzó a sentirse algo descuidada y sola. Su esposo, que apenas pasaba tiempo en casa y prefería divertirse con sus amigos, no le permitía salir a divertirse y le insistía en que tenía que permanecer ahí, cocinando y limpiando para cuando él regresara. Así es que, un día, aprovechando que él estaba fuera, María llamó a Andrés y le invitó a pasar la noche con ella.
Después de compartir varias horas juntos, cuando aún eran las nueve de la noche, María se vistió y le pidió que se marchase. Su esposo podría aparecer en cualquier momento y si Andrés no se daba prisa en volver al puente, el vigilante le dispararía. María no quería que Andrés corriese peligro, pero él parecía no tener intención de marcharse. Había pasado mucho tiempo sin verla y aún la amaba, decía. Así es que apuró hasta el último minuto en la cama con ella. Cuando el tiempo ya se le echó encima, Andrés se vistió y corrió hacia el puente con tan mala suerte de que tropezó y se torció un tobillo. Cuando se quiso levantar y logró llegar hasta la orilla, ya habían dado las diez de la noche, así es que se apresuró a buscar al barquero. Este se ofreció a llevarle si le pagaba el transporte. Andrés se miró en los bolsillos, pero no tenía dinero suficiente. Le pidió de rodillas al barquero que lo ayudase, pues no podía volver a casa y necesitaba curarse cuanto antes. El barquero se negó a ceder si no le pagaba el viaje, ya que si hacía la excepción con él, tendría que ceder con muchos otros y sus hijos necesitaban comer. Desalentado, Andrés volvió a casa de María dispuesto a pedirle el dinero. Cuando llamó a la puerta ella apenas se asomó. Él intuyó que su marido ya estaba en casa, y no quiso entretenerse. Solo necesitaba unas monedas para cruzar el puente, le dijo. María, angustiada por el repentino regreso de su amante, cerró la puerta antes de que Julián pudiera escucharles y no le dejó el dinero.
Cansado y deprimido, Andrés volvió hacia el puente dispuesto a cruzar a toda prisa. Cuando el vigilante le vio acercarse, le avisó con un fuerte grito: ¡Quieto donde está! Pero Andrés no se detuvo. Siguió caminando como si nada le importase ya. Tan solo quería volver a casa.
Ya eran las once de la noche cuando se escuchó el disparo y el cuerpo de Andrés cayó en mitad del puente.

Ahora que conoces la historia qué opinas: ¿Quién es el más culpable de la muerte de Andrés?
1. Andrés
2. María
3. Barquero
4. Vigilante
5. Julián

Por un lago el personaje de Andrés simboliza el amor incondicional; el personaje de María, el sexo y los deseos materiales; Julián sería el egoísmo; el barquero la economía y el vigilante el poder.
Aunque esta categorización podría servir para adivinar las razones que ha tenido cada persona para establecer el orden de su lista, yo me he dejado llevar por otros motivos.

En primer lugar, creo que Andrés es el mayor responsable de su muerte porque todos somos responsables de nuestros propios actos. Él conocía las consecuencias de quedarse más tiempo y quiso apresurar el tiempo al máximo. Puede ser que estuviera cegado por el amor, pero no quita que no fuera el mayor responsable.
En segundo lugar sitúo a María, porque se negó a darle el dinero que le faltaba, pese a haber pasado una tarde con él. Me parece un personaje egoísta y manipulador y, si no hubiese sido por ella, quizá Andrés aún estuviese vivo.
En tercer lugar culpo al barquero. Puede que tuviera sus motivos para no cruzar al muchacho al otro lado de la orilla, y los respeto, pues creo que debía mantener una integridad y ser impacial con sus clientes. Sin embargo, si Andrés estaba herido y no tenía más opciones, es su resposabilidad socorrerle, como sería la de cualquier otro ciudadano atender a alguien herido.
En cuarto lugar, creo que el responsable de la muerte de Andrés es el vigilante, ya que es la persona que materializa el disparo. Podría estar respaldado por unas órdenes de alguien superior a él, pero quien ejecuta la muerte y finalmente lo mata es el vigilante, independientemente de las razones que hayan llevado a Andrés a esa situación.
Por último, creo que el menos responsable de su muerte es Julián, el marido, ya que estaba completamente aislado de la trama. Puede que no comparta su forma de ser ni su papel en toda la historia, porque me parece un personaje con una ética más que cuestionable, pero no le culpo de su muerte.

8 de noviembre de 2017

Educar en valores

VALOR definición axiomática
El valor es una cualidad que confiere a las cosas, hechos o personas una estimación, ya sea positiva o negativa. La axiología es la rama de la filosofía que se encarga del estudio de la naturaleza y la esencia del valor. La teoría de los valores implica la existencia de una escala, que va de lo positivo a lo negativo. La belleza, lo útil, lo bueno y lo justo son aspectos considerados como valiosos por la sociedad.

Corrientes axiológicas las principales escuelas o corrientes axiológicas son:

Subjetivas consideran que los valores pueden cambiar dependiendo de la persona que los estudia y su entorno. No existen valores absolutos, sino que dependen del sujeto que les da valor. Objetivas mantienen que el valor es una realidad objetiva. Estructuralistas y Analistas.

Fuentes
Julián Pérez Porto. (2008). DEFINICIÓN DE VALOR. 2008, de Definición.de
Sitio web: https://definicion.de/valor/ 
Australopitecos. (2013). Corrientes Axiológicas. 25 de Noviembre de 2013, de Clubensayos
Sitio web: https://www.clubensayos.com/Filosof%C3%ADa/Corrientes-Axiologicas/1299482.html 

7 de noviembre de 2017

Cinco panes de cebada: Reflexión personal

“Muriel acaba de terminar la carrera de magisterio y se dirige ilusionada a su primer destino, donde las ilusiones de la joven maestra chocan con la dura realidad en un pueblo perdido entre las montañas del Pirineo navarro. Poco a poco, Muriel supera su desánimo, descubre su auténtica tarea y advierte que los campesinos de Beirechea, bajo sus toscas apariencias, son personas receptivas. Y en el joven aparentemente más extraño del pueblo encuentra a un hombre afectuoso y sensible que complementa su destino humano.
Una excelente novela realista ambientada en el mundo rural.”

Sinopsis del Premio Gran Angular de 1981.

Fuente: Lucía Baquedano. (1981). Cinco panes de cebada. Madrid: Editorial SM, Gran Angular.


Reflexión, análisis del libro y opinión personal.

Lo más me llamó la atención de este libro fue su título: muy apropiado para una novela realista ambientada en la España rural. Sin embargo, aunque no pensaba que me fuera a gustar, porque no suelo leer literatura realista, y mucho menos rural, el libro me cautivó ya durante las primeras líneas. Una chica que acaba de terminar la carrera de magisterio, que está desilusionada porque no le han dado el destino que ella quería pese a tener brillantes notas y que, además, le gustaría tener más tiempo para escribir, como se insinúa al comienzo del primer capítulo, era todo lo que necesitaba para saber que Cinco panes de cebada hablaba un poco de mí.

Normalmente tardo menos de una semana en acabar un libro, bien porque intento terminarlos cuanto antes porque no me están gustando o bien porque el libro me dura poco, qué le voy a hacer; pero con esta vez no me ha pasado eso. Desde el principio me propuse desmenuzar cada capítulo y anotar todas las ideas que me iban surgiendo mientras lo leía. Intentaba relacionarlas con la teoría de nuestras clases y, partiendo de que fuera una experiencia real, preguntarme cómo reaccionaría yo si me encontrase en una situación parecida. Para empezar me sentiría igual que la protagonista, Muriel. No tendría ninguna gana de trabajar en un pueblo, más que nada porque yo no me he criado en uno como la mayoría de los chicos y chicas de mi edad, pero sobre todo porque me sentiría algo angustiada con tanto espacio abierto a mi alrededor —claro que, el pueblo del que habla la novela está situado en Navarra y yo siempre que pienso en un pueblo me viene a la mente uno castellano. No hay color, para qué engañarnos—. Pese a todo, supongo que acabaría cediendo e iría al pueblo.

Me gustó especialmente esta parte, a pesar de que se desarrolla al comienzo del relato, creo que es mi suceso favorito dentro de la novela. Aquí se nos plantea la necesidad de salir de nuestra zona de confort para poder madurar y desarrollarnos. Algo que considero fundamental en el ámbito de la educación: si no motivamos a nuestros alumnos —o escolanos, como se dice en la novela— para que abandonen su zona de confort, no podrán aprender nada nuevo. Nosotras también, como maestras pero sobre todo como personas, debemos abrir nuestros horizontes y experimentar cosas nuevas. De esta forma nuestra enseñanza será más eficaz.

En un primer momento, la opinión de Muriel sobre los habitantes del pueblo es un tanto negativa. Como cualquiera que llega a un sitio nuevo, la protagonista necesitará un tiempo para adaptarse. En ese momento, no encuentra más que obstáculos que van dificultando poco a poco su trabajo. A pesar de ello, a medida que avanza la trama, vamos viendo cómo su punto de vista se flexibiliza y, donde antes veía problemas, ahora descubre oportunidades. De esta forma su relación con otros habitantes del pueblo y con sus alumnos se va afianzando. Se muestra así el valor de la amistad, la necesidad que tenemos los seres humanos de comunicarnos para desarrollarnos como personas y crecer emocionalmente. Muriel va a sentirse sola y abatida en muchos momentos, pero es el cariño de la gente del pueblo y las conversaciones que mantiene con personas de más experiencia lo que le ayudará a salir adelante. Así, poco a poco, aprenderá a disfrutar de los pequeños regalos que nos da la vida y a ver el mundo de otra forma: apreciará más el entorno, la naturaleza, e incluso llegará a distinguir los procesos de cambio en el campo, que tan bien conocen sus escolanos. Lo cual demuestra que en el libro están muy presentes los ítems educativos. Muriel está ahí para educar a sus alumnos, enseñarles las distintas materias. Sin embargo es ella quien más aprende y el personaje que más se transforma de todo el libro.

Así pues, cuando Muriel, quien en un principio estaba decidida a abandonar el pueblo en cuanto tuviera la oportunidad, se ve rechazando el trabajo de sus sueños por seguir en Beirechea. Este hecho me hace pensar que, aunque tengamos claras nuestras opciones y nuestro rumbo en la vida, siempre es bueno darle una oportunidad a lo desconocido. Tener varias opciones para elegir, a la larga, nos hace más libres. Y la libertad, de hecho, es una parte fundamental de la educación. Esta libre disposición es la que le hace a Muriel evolucionar y madurar como persona, pues al quedarse en el pueblo de forma voluntaria empieza a perfeccionarse como maestra y comienza a sentirse, por primera vez, parte del pueblo.

Uno de los detalles que más me han gustado del libro es el valor a la literatura que le da Muriel. Su insistencia en que los niños lean, provoca que varios adultos se sientan tentados también a recuperar dicho hábito. Así podemos ver cómo la educatividad que ejerce un maestro no solo afecta al alumnado, sino también a sus familias. Aunque, en este caso, la influencia de Muriel alcanzó a casi todo el pueblo, pues, de una forma u otra, la mayoría de los personajes principales se ven afectados por la presencia de la profesora. Tanto es así, que una de sus alumnas, que en principio no tenía ningún interés por el estudio, se enfrenta a su padre para que le deje salir del pueblo y hacer el Bachillerato en Pamplona. Este momento me ha hecho reflexionar sobre la cantidad de oportunidades que tenemos y lo poco que las valoramos. También en lo importante que es confiar en uno mismo y en los demás; como Muriel, que siempre estuvo convencida de que lograría que alguno de sus alumnos saliera del pueblo para aprender y tuviera, como ella, distintos puntos de vista para saber elegir bien.

Aunque en el libro se plantea la literatura como sinónimo de conocimiento, se pueden distinguir distintos tipos de conocimiento a lo largo de la novela: el conocimiento cotidiano, que tienen todos los habitantes de Beirechea, el conocimiento religioso o filosófico, que muchas veces le transmite el cura y el conocimiento científico, que se menciona cuando Javier habla del progreso que se consigue usando maquinaria en el campo.

También me ha gustado ver la transformación de Muriel en cuanto a la opinión de sus propios escolanos. Al principio presentaba una postura clara del pesimismo pedagógico, al pensar que nada podría enseñarles, que no tenían ningún interés por la lectura y solo pensaban en las tareas del campo. Después su punto de vista cambió, ella se entusiasmó, y se transformó al optimismo pedagógico. Creía que todo podría enseñarles, que la educación podría cambiarles la vida y que todos saldrían del pueblo. Sin embargo, al terminar el curso se da cuenta de que las cosas no son tan fáciles. Aunque el ser humano pueda cambiar y tiene la habilidad de transformarse —educabilidad—, el proceso requiere mucho tiempo y esfuerzo: realismo pedagógico.

Por último me gustaría destacar la metáfora a la que hace referencia el título Cinco panes de cebada. A lo largo de la novela, Javier y Muriel citan varios pasajes de la Biblia. En concreto hacen mención a la abundancia de panes y peces que Cristo repartió a la multitud hambrienta tras su discurso del Monte (Marcos 6:30), a pesar de que sus discípulos no disponían apenas de comida. Este pasaje se emplea como metáfora para explicar la satisfacción personal que produce ayudar a los demás y, más aún, enseñar a otro. A pesar de tener poca experiencia, Muriel logró satisfacer a sus escolanos y sacar el trabajo delante de tal forma que toda la gente del pueblo quedó satisfecha. Ella se entregó de todo corazón a sus alumnos, tal y como Cristo se entregaba a la gente que predicaba. Con este ejemplo, el libro intenta equiparar el acto de enseñar con el de alimentar, recalcando la importancia de la vocación y la pasión por nuestro trabajo; algo que debemos tener presente siempre cuando estemos con los niños pues, si lo meditamos detenidamente, los padres están dejando en nuestras manos lo que más valoran de sus vidas: sus hijos. Y esa es una responsabilidad que solo un maestro puede soportar.

6 de noviembre de 2017

REFLEXIÓN FINAL DEL PRIMER BLOQUE

El término educación es tan amplio y tan rico en cuanto a contenido e intencionalidad que no basta con referirse a su origen etimológico o semántico para establecer una definición exacta que nos explique qué se quiere decir cuando se habla de educar.

Por una parte, partiendo de las distintas culturas, sociedades y puntos de vista desde los que se plantea el término educación podemos confundir el acto de educar con los muchos sinónimos que encontramos en el diccionario. Sin embargo, la educación hace referencia, en primer lugar, al derecho de libertad que tiene el individuo. Derecho que se violaría si pretendiésemos educar a un niño mediante la manipulación de una situación concreta, el condicionamiento o, incluso, el adoctrinamiento.

En mi opinión, el término educación no podría definirse por sí mismo ni mediante sinónimos ya que, por el simple hecho de que la educación atiende a una multitud de variedades y características; su definición no puede delimitarse a un solo entendimiento.

Este bloque me ha llamado especialmente la atención porque nunca me había parado a pensar en la definición de educación ni en porqué insistimos en relacionarla con sinónimos tan peyorativos, cuando es evidente que aún nos queda mucho por delante, como sociedad, para comprender desde un punto de vista humano y objetivo, en qué consiste exactamente la Educación.

5 de noviembre de 2017

¿Por qué es importante la educación?

Repaso Bloque I

La educación se entiende como un proceso positivo que atiende principalmente a la libertad del individuo en cuanto a su capacidad de autodominio y raciocinio, y su dignidad. La educación tiene como propósito el perfeccionamiento del ser humano, lo cual dota a este término de una continuidad, pues el ser humano jamás dejará de aprender, y los valores de una sociedad. Por lo tanto, la educación tiene una intencionalidad clara; la de educar al individuo.
El término 'educar' tiene su origen etimológico en el latín, a partir de los verbos 'educare', que hace referencia a la transmisión del conocimiento, y 'educere', que se refiere al desarrollo personal del individuo y a la atención de sus sentimientos, pensamientos y aptitudes.
En un sentido amplio, el término 'educar' podría relacionarse con algunos sinónimos, como enseñar, instruir o adiestrar; sin embargo, el sentido semántico de la palabra lo aleja de tales definiciones y marca una clara diferencia entre el concepto 'educar' de los demás. Por ejemplo, enseñar tiene como objetivo que el educando aprenda algo, sin tener en cuenta sus sentimientos o sus pensamientos propios; instruir implica que el educando siga a la perfección una serie de normas y alcance unos objetivos que marca el educador; etc. Por otra parte, se relaciona el término 'educar' con otros verbos de connotación negativa; como condicionar, manipular, adiestrar, adoctrinar, etc. En ningún caso estos términos serían definitorios de la palabra 'educar', pues no respetan el derecho a la libertad y la autonomía del individuo como ser humano.
Por otra parte, podríamos abordar el término 'educar' desde el punto de vista de sus notas definitorias. Así pues, el perfeccionamiento haría referencia a una mejora de la situación del hombre, un desarrollo que jamás alcanzará su plenitud dado que el hombre es un ser imperfecto que siempre tiene algo que aprender. La intencionalidad de configurar a una persona está implícita en la educación; aunque se mantiene que existen acciones educativas no deliberadas, marcando así la diferencia entre una acción semántica y cósmica. Partiendo de este punto, se establecen tres tipos diferentes de educación: formal, no formal e informal. Por otra parte, en educación encontramos un sentido de integralidad, que busca respetar al ser humano como un ser que piensa, siente y tiene aptitudes. La influencia, conducción y ayuda que el ser humano pueda recibir durante su educación irá menguando a medida que adquiera independencia y madurez. Por lo tanto, el fin último de la educación es alcanzar el desarrollo pleno de la persona, es decir, su perfeccionamiento. Este desarrollo no sería posible sin una comunicación del individuo con sus semejantes o con el medio. Así pues, la educación hace una diferenciación entre el concepto del individuo y sus características y el conjunto de la sociedad.

Como comentábamos antes, la educación es necesaria para que el individuo alcance un estado de madurez y un mayor conocimiento de sí mismo. Para ello es necesario que interactúe con otros individuos en sociedad y con el medio que lo rodea. De esta forma, de manera continuada, el individuo podrá alcanzar el perfeccionamiento y se podrá mantener el patrimonio cultural transmitiéndolo entre generaciones.
La educación se hace posible desde el punto de vista de la educatividad; entendiendo lo cual como la capacidad del sujeto, el educando, de aprender mediante la interacción; y desde el punto de vista de la educabilidad, que se considera como la capacidad del ser humano para influir en los demás. Esto puede darse también en el ambiente, la naturaleza, las instituciones educativas y sociales, etc.
Sin embargo, existen diferentes opiniones acerca de si la educación puede lograrlo todo. Como dijo Nelson Mandela, la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo; lo que atendería al concepto conocido como "optimismo pedagógico". Por otra parte, hay psicólogos y especialistas que consideran que el ser humano está condicionado y que la educación no puede cambiar a la sociedad: "pesimismo pedagógico". En medio de estas dos antítesis, encontramos el punto de vista del "realismo pedagógico", que defiende la capacidad de la educación para modificar el comportamiento del ser humano y, por lo tanto, de la sociedad, aunque reconoce un cierto grado de dificultad y muchas variables que lo determinan.
Por lo tanto, como la conducta del ser humano ha de ser manipulada y condicionada de alguna forma para garantizar la comunicación y convivencia en sociedad, es posible preguntarse si la educación tiene un carácter negativo o si sería legítimo emplearla. Sin lugar a dudas, su objetivo principal es que el ser humano se desarrolle plenamente, lo que incluye que adquiera la capacidad de raciocinio y la libertad de pensamiento; ninguna de estas cosas sería posible si el individuo no hubiese sido educado en el sentido estricto de la palabra.
Por otra parte, la educación atiende a un estudio científico, dado que está dotada de una investigación, siguiendo el modelo establecido por el conocimiento científico. Así podemos distinguir distintas dimensiones científicas en educación: especulativa, teórico-científica, normativa o artística.
Así pues, aunque la pedagogía se hace llamar la ciencia general de la educación, existen otras disciplinas científicas aplicables a este campo: teológicas, condicionantes, ilustrativas, normativas o aplicativas. De este modo, la "teoría de la educación" se centraría en el estudio de lo esencial del acto educativo.

25 de octubre de 2017

Diálogo y educación: Freire


“Es así como no hay diálogo, si no hay un profundo amor al mundo y a los hombres” (Freire, 1970: 106). “El diálogo, como encuentro de los hombres para la tarea común de saber y actuar se rompe si sus polos (o uno de ellos) pierde la humildad” (Freire, 1970: 107). Freire, P. (1970). Pedagogía del Oprimido. Buenos Aires: Siglo XXI

En estas frases, Freire expone la idea de que debe existir un interés del hombre hacia el hombre y hacia el mundo para que pueda producirse el proceso de comunicación.
Los seres humanos se desarrollan mediante la palabra, la acción y la propia reflexión. Sin embargo, para que se produzcan esas acciones es fundamental que se establezca una relación entre ambas partes: lo que daría lugar al diálogo. Sin embargo, solo se podrá desarrollar una situación comunicativa adecuada si se establece un clima de confianza.
Por otra parte, el interés por el entorno y los individuos necesita un alto porcentaje de empatía. Si no existiera ese interés, el hombre realmente no se podría formular preguntas que le llevasen a buscar respuestas. Esas respuestas, a su vez, necesitan de la comunicación entre los individuos y con el medio para aprender; por lo que es necesario establecer una diferencia entre “oír” y “escuchar”, siendo la primera una actividad de carácter pasivo, mientras que la segunda denota un grado de interés por parte del individuo hacia el entorno o sus semejantes. De esta forma, la “escucha activa” que ejercitamos cuando prestamos atención en el diálogo, favorece la comunicación y las relaciones personales. 
En definitiva, la atención en la conversación y la predisposición a participar en ella son factores fundamentales para que se establezca una comunicación.

12 de octubre de 2017

El concepto de educación: perspectiva etimológica y notas definitorias


Primera definición de 'Educación'

"La educación es un proceso mediante el cual se establecen los principios de una sociedad, se transmite el conocimiento y se facilitan las normas de convivencia entre los individuos, ayudando así tanto a su desarrollo físico como emocional."

Definición según los conceptos

Definir un término tan amplio y ambiguo como lo es "educación" no es una tarea fácil. Sin embargo, si meditamos en el sentido e intención de esta palabra, podremos elaborar una descripción más o menos sencilla a partir de cinco términos: La educación es el camino hacia la madurez, hacia la libertad y el conocimiento, educación es conocernos a nosotros mismos, aprender a perderse y encontrarse por el camino; es la emoción tras la frustración y la magia de seguir siendo niños. Aprender a enseñar y enseñar mientras aprendemos, eso es educación.


Perspectiva etimológica


Al analizar la palabra educar y su relación con sus supuestos sinónimos podremos llegar a preguntarnos de dónde proviene este término. Según el diccionario etimológico, educar nace del verbo 'educare' y 'educere' en latín.
Educare se refiere a la transmisión del conocimiento mientras que educere hace referencia al desarrollo de la madurez y la autonomía. Por lo tanto, ambas definiciones son complementarias de lo que actualmente entendemos por educar.



Entonces, una nueva definición de 'educación' según su etimología sería: “Educar es la transmisión del conocimiento entre los individuos con la intención de que uno de ellos, el educando, adquiera dicho conocimiento para alcanzar el objetivo, que probablemente haya establecido el educador; al tiempo que sigue el propósito de favorecer el desarrollo y la autonomía del educando.”

Ahora bien, si repasamos la descripción que analizamos anteriormente partiendo de los conceptos que hacen referencia al término 'educación', podemos comprobar que, en este caso, se le otorga más importancia a la parte educare que educere.

La educación es el camino hacia la madurez, hacia la libertad y el conocimiento,
educación es conocernos a nosotros mismos, aprender a perderse y encontrarse por el camino;
es la emoción tras la frustración y la magia de seguir siendo niños.
Aprender a enseñar y enseñar mientras aprendemos, eso es educar.

Como era de esperar, la parte 'educere' hace referencia al crecimiento personal del individuo, mientras que la parte 'educare' se centra más en la adquisición del conocimiento, tal y como se cita en la definición.

Fuente: Formato básico: Educar. (2016). En Diccionario etimológico castellano en línea. Recuperado de http://etimologias.dechile.net/?educar

Definición según el Campo semántico: "Pero, ¿qué es educar?"

Definir "educación" quizás no haya sido tan complicado, pero... ¿Qué es educar?

Si buscamos esa definición en un diccionario, enseguida nos encontramos con sinónimos como instruir, formar, aleccionar, adoctrinar..., y seguramente, si lo pensamos, nos vendrían a la mente muchas otras palabras que, de forma coloquial, todos relacionamos con la educación que quizás tengan muy poco que ver con ella.

¿Qué es adoctrinar?
Parece que el término encierra en sí mismo una connotación negativa, ¿verdad? Si pensamos en el sentido de esta palabra, podemos percibir el concepto de imposición al que se le asocia. Adoctrinar "implica enseñar una creencia o doctrina (casi siempre de carácter radical) a una o varias personas con la intención de ganar adeptos". En mi opinión, por lo tanto, adoctrinar no debería aparecer como un sinónimo de educar, pues la educación implica respetar la libertad del individuo y su derecho de autonomía.
El concepto de adoctrinamiento en la escuela ha sido muy mencionado en las últimas décadas. ¿Están siendo los niños manipulados en su aprendizaje? ¿El sistema educativo es realmente respetuoso con su derecho a la libertad? Quizá lo primero que pensemos cuando alguien habla de adoctrinamiento sea en el concepto religioso. No hace falta ir tan lejos. La sola disposición de las aulas, con todos los niños sentados en fila, atentos a la pizarra, ya me parece un método de adoctrinamiento, pues limita el contacto con el entorno y centra la mente del alumno en lo que el profesor (o el libro de texto) quieran transmitir.

¿Qué es condicionar?
En el ámbito de la educación, el condicionamiento se basa en que el niño asocie una acción con un refuerzo negativo o positivo. De este modo, a base de repetir esa asociación, el niño establecerá una relación y, a partir de ahí, modificará su comportamiento conforme los resultados que obtenga.
¿Se podría decir, por lo tanto, que el condicionamiento viole el derecho a la libertad del individuo?
Todo depende de la situación en la que se emplee este método. Si el condicionamiento es empleado con un niño que aún no tiene capacidad de razonar, no se consideraría que está violando su libertad, pues necesita estímulos y respuestas simples para poder establecer las bases de su conocimiento.

Entonces... ¿qué es educar?
Educar hace referencia al concepto mediante el cual el niño adquiere unos conocimientos que le son útiles en su formación y en su desarrollo físico y personal. Estos conocimientos han podido proceder del medio que le rodea o de sus relaciones sociales. Aprendemos y evolucionamos cada día, independientemente de la intención que encierren las distintas enseñanzas.


Notas definitorias

¿Están incluídas en mi definición de educación?
  • Perfeccionamiento: supone una modificación del hombre que conlleva una mejora, es decir, una adquisición de cualidades nuevas que antes no tenía y un desarrollo al máximo de todas sus posibilidades: es el camino hacia la madurez. 
  • Intencionalidad: en sentido estricto la Educación se relaciona con un proceso intencional ya que una acción no deliberada deja la duda si puede ayudar a configurar la persona. Puede producirse educación tanto en un ambiente reglado; educación formal, como no reglado; educación no formal.
  • Integralidad: educamos exclusivamente al ser humano. Por lo tanto, la educación debe asegurar que se desarrollen todas las dimensiones de una persona. En mi definición hago referencia a la libertad de la persona, al conocimiento de uno mismo y al derecho a cometer errores. "La educación es el camino hacia la madurez, hacia la libertad y el conocimientoes la emoción tras la frustración y la magia de seguir siendo niños".
  • Fin/medio: El fin último de la educación es el completo desarrollo de la persona. En mi definición lo reflejo con la frase "educación es conocernos a nosotros mismos, aprender a perderse y encontrarse por el camino".
  • Conducción, influencia y ayuda: La educación puede entenderse desde el punto de vista "educare" o "educere". En la definición intento reflejar distintos puntos de vista de ambos términos etimológicos.
  • Comunicación: Para que exista educación debe producirse un clima de confianza, participación y respeto mutuo, etc. En mi definición este punto lo reflejo con la frase "Aprender a enseñar y enseñar mientras aprendemos".


Educabilidad vs Educatividad

El término Educabilidad se refiere a una cualidad humana, un conjunto de disposiciones y capacidades que permiten a una persona recibir influencias para construir su conocimiento. En el caso de la escuela sería el educando. [···]El término Educatividad tiene que ver con la persona que intervenga con capacidades para facilitar, apoyar, colaborar en la educación de otros, en el caso de la escuela esta sería el educador.

Fuente: Andrea Bustos. (2014). Educabilidad y Educatividad. 26, septiembre 2014, de Alumno y maestro Sitio web: https://alumnoymaestro.wordpress.com/2014/09/26/educabilidad-y-educatividad

7 de octubre de 2017

Las altas capacidades en el aula

Primer artículo

Actualmente, el panorama educativo que se presenta en el aula mantiene unos valores estándares que no representan ni satisfacen la educación individualizada.

Si partimos de la evidencia de que todos los alumnos, con sus particularidades personales y sociales, son diferentes entre sí y que, por lo tanto, requieren una atención distinta, llegamos enseguida a la conclusión de que el sistema educativo, tal y como está planteado, no logra ajustarse a las necesidades educativas de los niños.

Es posible que algunos alumnos, debido a sus características curriculares, no alcancen el nivel mínimo para seguir la clase al ritmo de sus compañeros; otros se quedarán atrás por sus características físicas, psicológicas o incluso sociales. La gran mayoría de ellos, sin embargo, se verá introducida en un sistema de enseñanza que no cumple con las exigencias que su creatividad, curiosidad e interés demandan. Tal y como expone Yolanda Cartón al comienzo de su artículo "Alumnos con altas capacidades", incluido en el número 252 de la revista pedagógica Padres y Maestros (año, 2000); a diferencia de lo que la mayoría de la población considera —entre ellos un gran porcentaje de la comunidad educativa—, los alumnos con altas capacidades no son excepcionales por el hecho de ser autónomos en su aprendizaje, sino por poseer unas características intelectuales y creativas por encima de la media. Para conocer las aptitudes de estos niños, existe lo que comúnmente se conoce como Índice de Coeficiente Intelectual (CI), establecido a partir de una serie de test baremables. Estos test buscan medir y cuantificar los resultados escogidos a fin de calcular una media del CI. En España se establece que un coeficiente igual o superior a 130 hace referencia a un individuo con altas capacidades, mientras que un coeficiente en torno a los 120 puntos representaría la media.

Partiendo de la observación que Yolanda Cartón resalta a lo largo de su artículo, de que los niños con altas capacidades, en la mayoría de los casos, presentan signos de apatía, desinterés o bajo rendimiento en los estudios; me lleva a reflexionar en el grave error que estamos cometiendo a la hora de mantener, como base en nuestro sistema, una educación que en la práctica no es inclusiva.
El docente debe estar capacitado para atender las necesidades de todos sus alumnos, incluso las de aquellos cuya curiosidad intelectual no se satisface fácilmente. No soy partidaria de segregar a los alumnos en distintas aulas, o incluso centros partiendo de sus características intelectuales y psicológicas, pues considero que lo más importante dentro del panorama educativo es la convivencia; y un entorno escolar donde el alumno solo se relaciona con niños de características similares no representa, en ningún caso, la realidad que los envuelve.

Es probable el problema que se observa a partir de estos datos no se solvente con un especialista de apoyo en el horario escolar, ni con academias o talleres extracurriculares. Quizás el problema y los obstáculos que tantas familias perciben en sus hijos con características especiales radica en el sistema educativo funcional. No es posible sostener un aula con más de treinta alumnos cuando tu intención como maestro es atender personalmente las particularidades de cada uno.

Si de verdad queremos establecer un sistema de enseñanza digno de nuestros alumnos, nuestro futuro, deberíamos comenzar por erradicar la presencia aglomerada en las aulas, limitando el número de alumnos según las necesidades generales que presenten, y sustituir el modelo educativo que tenemos por uno algo más apropiado para el siglo XXI.


Para tener una visión más específica sobre el sistema educativo planteado en España, os invito a visualizar este vídeo: Cambiando los paradigmas Ken Robinson


6 de octubre de 2017

¿Por qué ser maestra?

Creo que siempre quise ser profesora, aunque no fui consciente de ello hasta que terminé el Instituto y tuve que escoger la carrera que haría después de Selectividad. Durante los últimos meses de Bachillerato deambulé entre la opción de estudiar Derecho, como mi madre; Psicología, porque se me daba muy bien; o Lengua y literatura, porque siempre había querido ser escritora —al menos por aquel entonces tenía algo en claro—. Pero nada me llamaba realmente la atención, y si me comprometía a sacar una carrera siempre era con la idea de enfocarlo a la infancia. Al final hablé con mi madre, que siempre supo conocerme mejor que yo, y le pregunté. «Magisterio o Pedagogía. No te equivoques, Virginia; lo tuyo son los niños», me dijo. Magisterio, ¿por qué no? La mayor parte de mis familiares eran o habían estudiado para ser maestros, hasta mi abuelo fue director en el centro donde estudié de niña.
Por fin terminé mi último año de Bachillerato y me preparé la Selectividad para cursar Educación Primaria en Madrid. El comienzo del primer curso me encantó; por primera vez veía materializados en tediosos apuntes e infinitas diapositivas todas la experiencias que había ido observando en mis propios maestros.
Al tiempo que estudiaba encontré un trabajo durante el periodo de vacaciones como monitora de ocio y tiempo libre, donde, casualmente, coincidí con algunos niños con altas capacidades. Enseguida decidí que quería especializarme para dar clase a niños así. No descarto a ningún otro alumno ni los excluyo, por supuesto, pero el mundo de las AACC, sus pros y sus contras, me cautivaron desde el principio. Así es que, al comenzar el segundo semestre de mi primer y único curso en esa universidad, me acerqué a mi profesora y le pedí información para especializarme en Altas Capacidades. Ella se sonrió, me miró de arriba abajo y me dijo que eso, y cito literalmente, «no existía».
Después de esa dolorosa revelación entré en un bucle que me estuvo atormentando durante todo el verano. Si no existe, ¿qué voy a hacer? Yo no quería dar clase como veía que otros profesores hacían: niños sentados en sillas analizando frases y formulas matemáticas infinitas a las que todavía no encuentro sentido.
Las asignaturas del segundo semestre me parecieron aún más aburridas: exposición de diapositivas, apuntes basados en los titulares sobre datos económicos, demográficos o deportivos; raro era el profesor que demostraba tener algo de entusiasmo en su asignatura. El panorama de la educación que nos transmitían, que aún siguen transmitiendo, era muy diferente al que yo quería aspirar. Así es que me detuve un día, un día en que me levanté con espíritu revolucionario, y dejé la carrera. Si no podía ser la profesora que yo quería ser, mejor sería no serlo.
Comencé a estudiar Lengua y literatura a distancia, por aquello de que siempre había querido ser escritora y eso era lo que realmente me hacía feliz. Me centré en escribir cada día, leer todo lo que pudiera y observar desde la barrera el mundo de la educación.
Colonias urbanas de Móstoles, (julio 2017) durante la visita del Alcalde de Móstoles.
Fuente, Ayuntamiento de Móstoles
Seguí trabajando como monitora en colegios y campamentos durante un par de años, porque necesitaba hacer algo que se me diera bien, hasta que me levanté un día con la sensación de que estaba perdiendo el tiempo. No dejaba de pensar en cómo jugaba con mi hermana a "las profes" cuando éramos pequeñas y cuánto disfrutaba ayudándole con esos deberes que tanto le costaban, la satisfacción personal que me dio enseñarle a mis niños de tres años del comedor a abrocharse el baby por sí mismos, o en la súper maqueta del ADN que hice con los chavales del campamento. Se me encogía el estómago cada vez que me llamaban "profe". ¿Por qué debía renunciar a todo eso?
Pensé que mis padres se iban a enfadar o que lo achacarían a las notas tan bajas que estaba sacando en la UNED, pero se emocionaron bastante cuando les dije que quería retomar Magisterio y continuar con Literatura después. Reaccionaron casi como si lo hubiesen estado esperando desde hacía mucho tiempo. Así es que me decidí a hablar con mis tías, ambas maestras, para que me orientaran a la hora de escoger Educación Infantil o Primaria, cuando descubrí que habían abierto el Doble Grado en Escuni, y me lancé.